Florentino y su angustioso baño de multitudes en Vitoria que tuvo que ‘cortar’ la Ertzaintza