De los gestos de Florentino, a la emoción de Zidane: el entrenador francés deja el Real Madrid