Florentino Pérez bajó al vestuario del Madrid al final del encuentro en el Metropolitano