Fin del culebrón, Mathieu ya es del Barça