¿Fichaje real o desestabilizar pensando en el derbi madrileño?