Ferrer y Verdasco mantienen viva la ilusión en Barcelona