Un salto estratosférico para la historia