Federer fue un maestro ante un Rafa Nadal cansado