La final de la Europa League tendrá el doble de seguridad que cualquier partido de la pasada Eurocopa