Esteladas y gritos de independencia: el Camp Nou fue una plataforma política