España recupera su mejor cara cuando más lo necesitaba