España necesita romper el sueño americano para ser finalista de la Confecup