España, ante su maldición: jamás ha ganado a una anfitriona en un Mundial