España se despide de un Mundial donde no fue bien recibida desde el principio