España lucha hasta el final y consigue un sufrido bronce en baloncesto