España con la muñeca caliente: tres triples y un mate para ponerse 11-2