Espeluznante: un jugador de la NHL le parten el dedo en dos... ¡y ni se inmuta!