Errores, fallos defensivos, falta de concentración… El Real Madrid duró 15 minutos en Cornellá