Ernesto Valverde, en su momento más difícil como entrenador del FC Barcelona