Ernesto Valverde y los jugadores, alucinados con la enorme pantalla del AT&T Stadium