Ejemplo de oro de La Rojita: el árbitro iba a pitar penalti pero Oyarzabal continúa la jugada porque no lo es