Dinero en efectivo, ordenadores, documentos… así fue el registro en casa de Sandro Rosell