Diego Costa se marchó cojeando del estadio y tuvo dificultades para subir al autobús