Diego Costa atraviesa una valla metálica mientras se deshace del chándal y a jugar