Diego Costa y Arturo Vidal, dos pesadas bromas con petardos por el medio