Di María se marcha y James Rodríguez hereda su sitio: a rey muerto, rey puesto