Despliegue sin precedentes: la final de Copa más segura de la historia