Del tirón de orejas de Deschamps a la defensa del representante de Dembélé por sus continuos retrasos