Lama: "La clave está en la pasta"