Dembélé se quedó sin jugar tras llegar casi media hora tarde al partido del Barça ante el Inter