Decepción y tristeza entre los culés tras el batacazo de Roma