Cristiano quiere el trono de Messi