Así llegó Cristiano Ronaldo al vestuario: ensangrentado por su brecha y con un ‘selfie’ en el móvil