Las dos caras de Cristiano en 24 horas: de la tristeza de Kiev, a la alegría del Bernabéu