Cristiano no olvida aquel mal recuerdo contra Grecia y quiere vengarse ante Francia