Cristiano Ronaldo lo tiene claro: es inocente y no existe delito alguno