Cristiano no da tregua: el portugués no pierde la ambición y quiere jugarlo todo