Cristiano coge un micrófono, da un discurso y la afición enloquece