Cristiano se llevó el balón por sus tres goles pero quiso compartirlo con Lucas Vázquez