Cristiano bajó de la grada y abrazó uno por uno a sus compañeros tras ganar la Supercopa