Cristiano Ronaldo ya había pactado con el seleccionador su ausencia con Portugal