El clásico más noble entre Messi y Cristiano: ayuda al levantarse y disculpa cariñosa tras un balonazo