Cristiano, “el más arrogante del mundo” indigna a la prensa europea