Cristiano, con cuatro amarillas, protegido para que no peligre el derbi madrileño