Cristiano Ronaldo, pendiente del móvil al aterrizar en Madrid tras su chilena a la Juve