Cristiano Ronaldo consiguió, por fin, el gol más deseado de su carrera