Cristiano Ronaldo pasa una mañana en el Jarama con Jenson Button y un McLaren