Cristiano Ronaldo en los Clásicos: El arma más preciada del Real Madrid