La comunión entre Cristiano y el Bernabéu, inmejorable antes del Clásico