Cristiano y Griezmann: en horas bajas y con todas las miradas puestas en ellos